Ana Rebulta

Ana Rebulta

¡Reina de la poesías!
cariñosa, amante, tierna voz
me dirigiste tu primer mirada
robaste mi corazón, entre fantasías.

Sé que del cielo, heredaste tu belleza
tu cuerpo, menudo pero elegante
aroma de amor, cual rosa fragante
y de labios, perversa pasión y sutileza.

Impregnas amor, armonía a tu paso
y siempre a tu rededor se murmura
¡eres tú!, la más bella princesa
del jardín de la vida, flor de las caricias.

El universo se inclina ante usted
cuando baja, junto a este humilde mortal
que de amor mata de sed
solo saciado al éxtasis de su manantial.

No regreses jamás a tu reino
quédate a mi lado
pues un hada me ha prometido
que si veo lo hondo de tu mirar
en lo hondo de tu corazón he de morar.

Hoy naciste, mi amor
y de aquí a la eternidad
ya no existe ningún dolor
pues ya te amaba por toda tu bondad.

2 Comentarios
  1. junio 20, 2005
  2. junio 20, 2005

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *