Angélica Vale

Angélica Vale

Angélica María y Raúl Vale se casaron a principios de 1975, a los pocos meses, mi mami, Angélica María comenzó las grabaciones de la telenovela “El Milagro de Vivir”, en donde interpretaba a una mujer que quedaba embarazada, aprovechando esa situación decidió, junto con mi papá, escribirle a la cigüeña y así, sin pedirlo, aparecí en la televisión, desde antes de nacer.

El 11 de noviembre de 1975, en la ciudad de México, nació Angélica María Vale Hartman, o sea yo y a los pocos meses, aparecí en la ya mencionada telenovela. Desde siempre he acompañado a mi mamá a giras, grabaciones y ensayos. Dos años y medio más tarde, mi ma’ se encontraba trabajando en la comedia musical “Papacito Piernas Largas”, cuando en una función, se dio cuenta que el público se encontraba distraído, gracias a que algo o alguien estaba en uno de los pasillos del teatro llamando la atención, cuando pudo salir del escenario, se asomó para ver que era lo qué pasaba, pero jamás imaginó que era yo la que estaba ahí, cantando, actuando y bailando, pues me sabia toda la obra de teatro. Mi mamá me llamó y me dijo que no podía estar actuando en el pasillo, durante la función, a lo cual le contesté “déjame hacerlo allá arriba, en el escenario”.

El 24 de abril de 1978, comencé mi carrera. Nunca he dejado de trabajar, un año más tarde, sin dejar la obra, participé en la telenovela “Muñeca Rota” y en dos películas, una con mis papás “La Guerra de los Pasteles” y la segunda con Vicente Fernández, “El Coyote y la Bronca”

Tuve la fortuna de ser nieta de Angélica Ortiz, gran productora de cine y teatro en México, así que desde pequeña pude dedicarme a lo que más me gusta en la vida, a ser artista. A los cuatro años, principios de 1980, le pedí a mi abuela, que me produjera una comedia musical, la puse a trabajar y a los pocos meses debutamos con “Zoila Sonrisas”. Hicimos 2 versiones de esta comedia musical y estuvimos dos años en cartelera. También en el 80, filme al lado de Rigo Tovar la película “El Gran Triunfo”. En el 81, trabaje al lado de mi mamá, Angélica Aragón y Juan Ferrara en la telenovela “El Hogar que yo Robé”. En 1982, me llevaron a ver un show de mi papá, me acuerdo que tuvieron que pedir permiso para que yo pudiera ir, ya que era en un centro nocturno. Eso me llamó mucho la atención y le platiqué a mi abuela que no era justo que no hubiera espectáculos para niños, inmediatamente nos pusimos a trabajar en un show para presentarlo en un centro nocturno pero los fines de semana por las mañanas, así surgió “el Club de la Amistad”, era un espectáculo padrísimo en donde 15 niños entre los 6 y los 15 años, cantábamos, bailábamos actuábamos e imitábamos. Al siguiente año, pusimos el segundo “Club de la Amistad” otro show del mismo tipo del anterior pero renovado, duramos tres años presentando estos shows.

Mientras comencé la grabación de una telenovela infantil “Lupita”. Una de mis películas favoritas, a los ocho años era “El Mago de Oz“, así que le pedí a mi abuela que se pusiera a trabajar otra vez, para que yo fuera “Dorotea” y pudiera usar las zapatillas de rubí de la bruja mala del este. Así que en 1984, debuté con la comedia musical “El Mago de Oz”. Con esta obra, hicimos giras por toda la República Mexicana y la presentamos en Puerto Rico, pasando una de las temporadas más divertidas de mi niñez. Regresé a México para participar en la telenovela “Herencia Maldita” y en la pastorela “El Portal de Belén” por todo México.

Puerto Rico es uno de mis lugares favoritos, es bellísimo y al poco tiempo de haber regresado a México, la verdad ya tenía ganas de volver a la isla, pero mi abuela me explicó que era difícil regresar, ya que los gastos de una obra infantil, son muy altos, por la cantidad de personas que debían trabajar, pues en un cuento casi siempre hay muchos personajes, pero se me ocurrió una idea, así que mi abuela me encargó escribirla. La obra se llamó “Imaginación”, en donde actuábamos solo cuatro personas, tres chavos y yo, pero invitábamos al público a actuar con nosotros, representando cuentos famosos, en caperucita subíamos a una niña para que fuera la abuelita, en la Cenicienta, a la Cenicienta y al Príncipe, en Blanca nieves, a los siete enanos y a Blanca nieves. Duramos un año y medio en cartelera. A finales del ’87, mi ma’ y yo volvimos a hacer teatro juntas, “Una Estrella” era una comedia musical escrita, dirigida y producida por mi abuela, la cual duró un año en cartelera.

En 1988, me llamó Julissa para realizar uno de mis sueños, interpretar a “Sandy” en el musical “Vaselina”. El 7 de julio de ese año, se cumplió mi deseo, es una de mis obras favoritas, además trabajábamos puros chavos, Alejandro Ibarra, José Joel, los chavos del círculo… No sé cómo le hacía, los fines de semana tenía cuatro funciones, dos de “vaselina” y dos de “una estrella”. En fin, ese año comenzó una etapa bien importante en mi vida artística, ya que deje las obras infantiles para comenzar las obras juveniles y familiares. También en el ’88, la compañía CBS, me da la oportunidad de grabar mi primer disco como solista, ya que los 7 anteriores, eran de los shows y obras de teatro. Al igual que debuto como conductora del programa “Estrellas de los Noventas” producido por el sr. Rául Velasco. Debido al éxito que tuvimos con “Vaselina” decidimos poner en cartelera otra obra juvenil, en 1989, adapte el cuento “las zapatillas rojas” y al poco tiempo estrenamos “Los Tenis Rojos”, esta fue la primer comedia musical juvenil, en México, que duro 2 años y medio en cartelera sin interrupciones.

Durante esos 2 años y medio, grabé un disco más, “Nuestro Show no Puede Parar” del cual hice un show del mismo nombre. También, debuté en otra obra de teatro con mi mamá, “Mamá Ama el Rock”. La noche que celebrábamos las 100 representaciones de esa comedia musical, Julio César Palomera De La Re, un destacado locutor de radio, gran amigo mío, llevo al teatro a un invitado muy especial para ver la obra, ese invitado era Ricky Martín. En la obra existía un personaje de un rockero, el muchacho que estaba interpretándolo, ya iba a salir de la obra por otros compromisos, así que en cuanto vi a Ricky, me di cuenta de que no teníamos que buscar más a un sustituto. Hablé con mi ma’ y mi abuela, las cuales lo contrataron inmediatamente, para mi sorpresa, Ricky, que vivía en Los Ángeles, empacó sus cosas y llegó a México.

En el noventa hice mi telenovela # 6, “Ángeles Blancos“, al lado de Ignacio López Tarso y Jacqueline Andere. En 1991, me invitaron a participar en uno de los trabajos más bonitos que he tenido, interpreté a Doña Inés en la obra clásica “Don Juan Tenorio”. Es mismo año, se puso en cartelera “Los Extraterrestres”, comedia infantil que tuve el gusto de escribir. Al año siguiente, nuevamente bajo la producción y dirección de Angélica Ortiz, estrené con la obra “Todo Lo Que Me Digas Sera Al Revés”, mientras grabé otro disco “Atrapada en los Sesentas”, para la presentación del mismo, entre mi abuela y yo escribimos un monólogo cómico musical, el cual solo lo presentaríamos ese día y una semana más, pero nos fue tan bien que lo presente por 4 años. Mientras, por las noches Morris Gilbert me invitó a participar en la comedia musical “Mi Suegra es un Fantasma”, al lado de Manuel Landeta y Rosita Pelayo. Nos divertíamos mucho en esa puesta ya que hacíamos cuatro personajes diferentes en distintas épocas. Siempre me ha encantado mi trabajo, en ’94 entre mis presentaciones personales con “Atrapada en los Sesentas” y la temporada de teatro de “Mi Suegra es un Fantasma”, me dieron la oportunidad de participar en un musical de Broadway, en México “Charlie Brown y sus amigos”, ahí interpretaba a la enojona Lucy, este ha sido otro de mis trabajos preferidos.

En 1995, Carla Estrada me da la oportunidad de regresar al mundo de las telenovelas, en “Lazos De Amor” protagonizada por Lucero. Ese mismo año, terminé la grabación de mi cuarto disco como solista bajo la producción de un gran músico originario de Australia, don Miller Robinson. A finales del mismo, nos juntamos de nuevo mi abuela, mi mamá y yo para hacer la obra infantil “La Isla de los Niños”, en donde también participó Eduardo Santamarina. A finales del mismo, el desaparecido Paco Stanley, me invita a ser su Doña Inés, en el tenorio cómico.

En el año de 1996, trabajé junto a mi mamá y Mariana Levy en la telenovela “Bendita Mentira” bajo la producción de uno de los más talentosos escritores y productores de la pantalla chica, el sr. Jorge Lozano. Ese año, fue muy difícil ya que a mi abuela le detectaron cáncer y el 26 de octubre, se me fue. Ella es mi maestra por lo cual le dedico siempre todo mi trabajo y mi amor a la vida.

En 1997, comencé uno de los trabajos más cansados de mi vida, “Blancanieves y los Siete Enanos”, bajo la producción de Alejandro Gou, quien nos puso a trabajar los fines de semana en México y entre semana por la República, en verdad, fue agotador, pero una experiencia bien importante para mí, ya que fue cuando decidí que quería producir teatro. Además a finales de ese año, Gou me invitó a participar en la pastorela “El Diablo Anda Suelto” al lado del queridísimo “Loco Valdes” Y Raúl Araiza.

A principios de 1998, nació la compañía “Producciones Angélica Ortiz”, siendo mi mamá y yo las encargadas de la misma, comenzamos la producción de “La Cenicienta, una historia de amor”, me divertí mucho, ya que hice la adaptación, las canciones y yo era la Cenicienta. Fue una temporada genial al lado de mi querida “Maestra Canuta”, Martha Ofelia Galindo, Sergio Catalán y Ceci Romo. También en ese año, el sr. Emilio Larrosa me da la gran oportunidad de trabajar en la telenovela “Soñadoras”, interpretando a “Julieta” ese sí que fue un trabajo híper increíble, ya que me abrió las puertas de muchos lugares. En 1999, terminando la novela, comencé a presentar mi espectáculo, “Sólo para ti” en donde canto e imito a diferentes artistas, me presente por todo México y algunas ciudades de Estados Unidos. También tuve la oportunidad de viajar como invitada a diferentes programas de televisión a República Dominicana y Venezuela, entre otros países.

En el 2000, participe como conductora, durante cinco meses, en el programa “Hoy”. Hice mi debut, en Las Vegas, gracias a Marco Antonio Solís, quien me invitó a abrir sus conciertos.

En junio de ese año, hice otro sueño realidad, produje el homenaje de 50 años de mi mami, el cual se transmitió por televisión a todo México, Centro, Sudamérica y Estados Unidos. A finales de ese año, comencé a encarnar en la novela “Amigas y rivales” lo que hoy es mi personaje favorito y el más querido de mi carrera: Wendy Nayeli Pérez Chacón se convirtió en mi guía en mi vida personal, para nunca darme por vencida y luchar por mis sueños, que sé que estudiando y trabajando, algún día los voy a alcanzar. “Amigas y rivales” fue una experiencia maravillosa tanto profesional -ya que Emilio Larrosa depositó toda su confianza en mí y seguí aprendiendo de él, de mis directores consentidos José Ángel García y Salvador Garcini y de mis compañeros-, así como también fue maravillosa en lo personal, aunque no puedo dejar de mencionar que si fue muy difícil para mí, el rompimiento sentimental y profesional con Roni Radosh, el año pasado me dejó muchas experiencias que jamás olvidaré, así como amigos entrañables. A finales del 2001 terminamos las grabaciones de la novela y comenzamos la gira de la promoción de la misma.

Debo reconocer que terminé la telenovela agotada y necesité darme unas vacaciones, me fui a Miami por solo 3 semanas y para mi sorpresa me quedé 3 meses. Ahora estoy de regreso en México y estoy conduciendo uno de los 5 programas de “Big Brother” el primer reality show que se hace en México, lo cual me hace sentir muy orgullosa, ya que forma parte de esa nueva forma de hacer televisión en mi país. Además tengo una sorpresa preparada para julio, estará listo mi nuevo show “Vuelvo a intentar” en donde haré mis clásicas imitaciones, aunadas a otras nuevas que ojalá se vuelvan las consentidas, también cantaré canciones de todo tipo, tratando de hacer un pequeño homenaje a mis compositores y cantantes favoritos. Espero poder llegar pronto a su ciudad para saludarlos y poder presentarles mi nuevo show.

Gracias siempre.

En 2005, la actriz Angélica Vale participó en la serie de televisión El privilegio de mandar junto con personalidades como Carlos Espejel, Arath de la Torre, Miguel Galván, entre otros.

Para el 2006, la actriz hace la voz de Bibi y varios huevos de confeti en Una película de huevos; además de hacer la voz de Ellie en La Era del Hielo 2, Angélica Vale obtiene el protagónico de la telenovela La fea más bella producción de Rosy Ocampo. Gracias al personaje Leticia Padilla Solís ‘Lety’ logra estar en la cima de la popularidad.

Los fans de Angélica Vale están que no caben de la emoción luego de que la actriz por fin mostrara en su Twitter el rostro de su novio, Otto Padrón, vicepresidente de programación de Univisión con quien lleva 1 año 1 mes de relación (2010).

6 Comentarios
  1. octubre 13, 2004
  2. noviembre 8, 2004
  3. abril 18, 2005
  4. febrero 16, 2006
  5. junio 16, 2007
  6. septiembre 8, 2007

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *