Consejos para tener tu propia Alberca en Casa Ideas que Inspiran

Consejos para tener tu propia Alberca en Casa Ideas que Inspiran

Las albercas han sido sin lugar a dudas parte inherente de nuestras vidas, ya que es en ellas donde desde chicos tenemos los más hermosos recuerdos de aquellos viajes en familia o con los amigos ¿Quién no recuerda aquel momento en la piscina donde papá nos cargaba de “a caballito” y nos hacía volar por los aires para caer en un rico chapuzón?

Cada vez que nos vamos de vacaciones (o en aquella escapada de fin de semana al balneario más cercano) intentamos recrear esos bellos momentos y repetir esas vivencias con nuestros hijos, las cuales tratamos de alargar lo más posible durante el día.

Alberca en Casa

Pocas cosas son tan placenteras y relajantes como estar junto a una alberca en una tarde soleada sin más preocupación que pasarla bien: familia, amigos, carne asada, sodas, botanas ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Ahora imagínate este escenario en tu propia casa… suena bien ¿verdad?

En un principio lo que solemos hacer es ir al supermercado más cercano y comprar una de las tradicionales albercas inflables, hay de todos colores y tamaños, incluso aquellas donde uno o dos adultos caben perfectamente con algunos niños más, pero que por sus mismas condiciones tienen ciertas restricciones con las que siempre debemos de lidiar, por eso la mejor idea es y siempre será la de tener la visión de construir nuestra propia alberca en casa.

Consejos para tener tu propia alberca en casa

Tener una alberca en casa es más sencillo de lo que parece, y en un momento dado mucho más barato de lo que se pensaría, todo consiste en crear una excelente planeación en cada rincón del espacio donde deseemos ponerla, ya lo dice el dicho “todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar”, para ello lo ideal es consultar a los expertos, quienes además de asesorarte te mostrarán las albercas más chic del momento, si de la vista nace el amor estás simplemente te encantarán.

Casa EV: Casas de estilo moderno por ze|arquitectura

“En las albercas y en las tinas se nos ponen las manos de viejito… y las sonrisas de un niño”.

Un Comentario
  1. Diciembre 29, 2016

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *