Enya

Enya

Enya, cuyo verdadero nombre es Eithne N’ Bhraonein, nació el 17 de Mayo de 1961 en Dore, Gweedore, Irlanda. Hija de un conocido músico irlandés, siempre estuvo en su familia por gente relacionada con la música. Tras cursar estudios de piano, formó en el grupo Clannad. Enya trabajaba en los teclados, aunque el estilo pop del grupo no terminaba de agradar a la artista. Enya abandonó el grupo en 1982.


Sus primeras grabaciones en solitario aparecieron en 1985. Al año siguiente Enya grabó la música para la serie de la BBC ‘The Celts’ (‘Los Celtas’), y dos años más tarde presenta su primer álbum como solista, titulado de ese modo, ‘The Celts’. Su forma de cantar, tanto en galés como en inglés, y su forma de instrumentar los temas con los sintetizadores, no fue del todo apreciado al principio. Sin embargo, al año siguiente Enya firma un contrato con WEA Records y presenta su segundo trabajo, ‘Watermark’. El album supuso un gran éxito y el reconocimiento de la crítica y del público. Varios de los singles se ocuparon los primeros puestos de los rankings y recibió varios premios de platino.
En 1991 publica ‘Shepherd Moons’, con el que vendió más de 10 millones de copias y con el que conquista el mercado americano, recibiendo en 1993 el Grammy como ‘Mejor Album New Age’.
En 1995 aparece ‘The Memory Of Trees’, con una gran carga celta, aunque no despertó tanto interés como los trabajos anteriores.
Sus discos, construidos a partir de melodías atomizadas bastante repetidas, entusiasman a sus seguidores o disgustan a sus detractores sin que suela haber una valoración ecuánime por ninguna de las partes. Una de las características de Enya reside en sus grabaciones a base de superposición de voces modificadas con sintetizadores que siguen sonando distintas a lo que se publica en el mundo de la música moderna o ligera, pero al precio de parecer prácticamente idénticas a sus trabajos previos.
A diferencia de otros muchos cantantes actuales, Enya compone y produce sus propias obras, y lleva haciendo este trabajo desde 1987 y aun continúa sacando colecciones al mercado, cosa que no esta al alcance de todos los cantantes actuales.
En 2005 aparece el que está llamado a ser uno de los mejores trabajos de Enya. Su título es “Amarantine”, y ha sido grabado en Irlanda, presentándonos a una Enya en estado puro. Desde los conmovedores coros del tema principal hasta los exquisitos matices del tema “Wild violet”, basado en un haiku del poeta japonés Basho, este disco rebosa de todo lo que nos gusta de Enya.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *