Agradar a una mujer en la cama puede que sea un gran reto, principalmente cuando se habla de los primeros encuentros. Además de lidiar con la tensión de tener que causar una buena impresión, el hombre tiene que contar con una infinidad de variables como conseguir que la mujer esté relajada lo suficiente para disfrutar del momento y darle todo en los preliminares. Y todo eso sin ni siquiera mencionar el momento de la relación por sí solo.

Hacer el amor es generalmente muy satisfactorio para las mujeres y cuando se hace el amor en sus posturas preferidas el placer es aún más especial. Por cuenta de la anatomía femenina, algunas posturas pueden propiciar más placer y facilitar que se consiga alcanzar el clímax más rápidamente. Eso se da porque normalmente las mujeres se sienten más cómodas cuando encuentran la posición correcta que la estimule en ese momento hasta hacerlo placentero.

Es sabido que hay mujeres que, para no dejar a las parejas a la hora de “echar un polvo” con la sensación de que no ha recibido el placer esperado, fingen un orgasmo. Aunque hoy en día, con los cambios en los comportamientos, la mujer cuenta con mayor libertad para decir lo que siente y no herir el ego masculino. Así se logra mantener una buena relación de confianza a la hora de tener relaciones, se deja de intentar buscar la mejor sensación de placer para que todo siga bien.

Skokka desvela las 4 posturas preferidas por las mujeres

La mayoría de los hombres tienen la seguridad de estar haciendo lo mejor, y aunque sea esa la intención, muy pocas veces es la realidad. Es necesaria paciencia y observación a la hora de estar entre cuatro paredes. Hay que intentar encontrar maneras de impulsar la vida íntima de la pareja, para mejorar con los preliminares y buscar nuevos intentos de posturas diferentes para que los dos pueden alcanzar las expectativas esperadas durante la relación íntima.

En cuanto a posturas en el caso de las mujeres lo ideal es buscar aquellas posiciones que puedan estimular directamente el clítoris, que es la clave del orgasmo femenino. Todo sea dicho, no siempre es posible estimularlo durante la relación íntima, pero nada impide que los hombres puedan intentar hacerlo con las manos, lengua o quizás algún juguete. También hay posiciones capaces de favorecer el estímulo del punto G femenino que, estimulado correctamente, puede provocar las sensaciones más intensas.

Por todo lo dicho anteriormente es posible saber las posiciones íntimas que pueden ser las mejores para que una mujer alcance el máximo del placer a la hora del encuentro íntimo. Incluso las hermosas acompañantes en Ciudad de México así lo confirman.

Entonces, ¿cuáles son las posturas preferidas entre las mujeres?

Las posturas con las que las mujeres sienten más placer y con las cuales se puede llegar más fácilmente a un orgasmo, también pueden ser las más aburridas para los hombres según Skokka. La verdad es que hay un listado de posturas muy básicas pero que pueden hacer toda la diferencia a la hora del momento de la pasión.

Postura #1: El misionero con él encima

Está claro que parece aburrido, y si no hay mucha intimidad y confianza puede parecer un poco molesta por acercar demasiado a las personas. No obstante, es la preferida entre las mujeres no solo porque hay esa presión entre los cuerpos entre el peso del hombre sobre el cuerpo, sino que es capaz de estimular mucho más el placer femenino.

Postura #2: Estilo perrito

Para ellas, es una excelente postura que permite control y el ajuste de la amplitud de su movimiento sin que cause dolor en su profundidad. Puede estimular el punto G sin que el clítoris esté olvidado, lo que pone mucho a una persona ya que es una posición sexy para ambos.

Postura #3: Ella por arriba

Podría ser la postura preferida entre las mujeres dado que se ejerce control y poder cuando se está arriba. Con esa postura la mujer también determina el movimiento, intensidad, puede sentirse sexy y dominadora, además de tener control de lo que quiere hacer o de lo que quieren que se les haga. ¡Puede incluso tener ayuda en los movimientos y enseñar su rendimiento con un gran estilo!

Postura #4: Cucharita

Muy lejos de dejar la relación íntima con el sentimiento de aburrimiento o sin ninguna gracia, es una postura clásica y sensual. Conocida por poder estimular el clítoris y los pezones, permite que la pareja esté muy cerca y los dos pueden hacer sus movimientos dejando el momento de la relación más picante. También presenta variaciones dependiendo de los deseos de los dos.

Citas Románticas

Se puede ver que tampoco hace falta ser una acróbata, como algunas de las chicas de compañía profesionales de Monterrey, y demostrar ser el más experto en la intimidad en el mundo. Cada persona tiene sus preferencias y anatómicamente hablando, hay cuerpos y cuerpos.  Pero siempre se agradece no estar cambiando de posición cada dos minutos. Si se ve que la pareja disfruta, hay que intentar disfrutar a la vez, mantener la posición por un rato y el ritmo.