Miguel Bosé

Miguel Bose
Miguel nació con el éxito en la sangre un 3 de abril de 1956, hijo del legendario torero Luis Miguel Dominguín y la actriz Lucía Bosé.
Las personalidades más admiradas de esa época fueron la influencia inicial para encontrar el éxito y ser precursor en todo, Heminway, su padrino Picasso, Salvador Dalí, y Cocteau entre otros, fueron la cimiente del arte, la creatividad y la vanguardia en el espíritu de Miguel.


Miguel inicia su carrera artística muy joven, filmando películas a los 15 años, pensando que sería actor como su madre. Entre 1975 y 1976 graba 2 sencillos bajo la dirección de Camilo Sesto, “Soy” y “Es tan fácil”, temas que pasan sin trascendencia.
Es hasta en 1977 cuando graba el disco que lo llevaría a la fama “Linda” con temas frescos interpretados por un joven mezcla de ternura y sensualidad, A partir de ahí, el éxito le pertenecía, el mundo se volcaba ante éxitos como “Creo en ti” “Te amaré” “Morir de amor” “Te diré” “La chula” entre muchos otros más.
Esta primera etapa en la vida de Miguel nos mostraba a un artista que caminaba ya al ritmo de la belleza, la armonía, la estética y la perfección.
Era Miguel en esencia, que un lenguaje sencillo ya expresaba la tendencía a la poesía y las letras nacidas de la introspección, de “algo” que iba más allá de una simple canción, era un Miguel que cantaba al oído y al corazón.
La evolución de Miguel Bosé es notoria de un disco a otro, pero es en al álbum “Bandido” donde se abre una nueva era en la carrera del cantante. Roberto Colombo, el genio de Premiata Formería Marconi, logra recuperar a un Miguel que nadie conocía, un cantante con un tono de voz más grave con canciones que semejaban un cúmulo de leyendas nacidas de la magia, la fantasía y el misterio. Era Miguel subjetivo, surrealista, místico, profundo e introspectivo. Nadie entendía a ciencia cierta la dirección de sus historias… pero no hacía falta, el sabía manejar las emociones y los sentidos… una vez más, le cantaba al corazón.
Después de “Bandido” segurían álbumes como “Salamandra”, “XXX”, “Los chicos no lloran”, “Bajo el signo de caín” “Laberinto” “11 maneras de ponerse un sombrero” y el más reciente “Sereno”. Todos estos álbumes tienen un común denominador: La inmortalidad, Miguel siempre se adelantó a su época y aún hoy, después de 18 años “Bandido” continúa vigente, con arreglos, atmósferas y sonidos actuales.
Miguel ha demostrado también su profesionalismo en la actuación, el cine y el teatro, los cuales han sido testigos de ello, ha participado en 25 películas y dos obras de teatro, en donde la autenticidad también se ha hecho presente.
Miguel Bosé, un bandido de todos los tiempos que le roba a la vida su independencia, para hacerla vibrar a su ritmo, y a nosotros que en momentos nos roba el alma también, para hacerla brillar… también a su ritmo.
En 2005, sale “Velvetina”, una obra que nos acerca al mundo de la electrónica, el dance, el trip hop y el chillout, grabado al mismo tiempo que “Por vos muero”. “Velvetina” presenta 13 nuevas canciones compuestas y producidas por Antonio Cortés y el propio Miguel, en cuyas letras se mezclan diferentes idiomas. El DVD, que acompaña una de las ediciones del disco, incluye 13 video-clips que ilustran visualmente cada uno de las canciones. Estas “video-creaciones” ha sido dirigidas por jóvenes realizadores que gozaron de total libertad creativa. El diseño del disco y la imagen de “Velvetina” ha sido realizadas por el diseñador David Delfín.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *