The Pipettes

The Pipettes
Vuelven los grupos de chicas de los 60 y las Pipettes son las principales responsables. Se llaman Becki, Julia y Rose y son de Brighton (UK). Hace un año empezó a hablarse de ellas a partir de temas como ‘Dirty mind’ o ‘Your kisses are wasted on me’. Actualizando el sonido de Phil Spector, haciendo coreografías en el escenario y cantando temas muy “doo-wop” y “la-la-la”, son la revelación de este año.


Son muchos los que han acusado a las Pipettes de formar una banda prefabricada, pero ellas siempre han ido de frente. The Cassettes (grupo de chicos con miembros y colaboradores de grupos como Electric Soft Parade) querían hacer un grupo de chicas a la antigua usanza, por lo que sencillamente llamaron a Julia, Beckie y Rose para cantar.
Una de las premisas más polémicas de las Pipettes es su odio a los Beatles. No se trata de nada personal, pero creen que han hecho mucho daño a la música, principalmente por el “gran número de grupos de chicos influidos por ellos que nos han aburrido durante 40 años”. The Pipettes prefieren a Elvis, The Ronettes o Peggy Lee.
“We Are The Pipettes” es un disco que vale la pena adquirir, ya que sus autoras se salen de la línea habitual de terceto con buenas canciones y buenas voces, que la tienen, yendo mucho más allá y experimentando con ritmos y melodías que sorprenden a la primera escucha, y no tan solo porque fomenten la regresión a las girl groups de los sesenta, género que no se fomentaba salvo a escasas excepciones, más de una mainstream, ( The Pussycat Dolls, Sugababes, The Veronicas), sino porque su estructura musical es extraordinaria y bien elaborada, con estribillos que se enganchan, instrumentación, voces y coros plausibles y una buena producción, y siguiendo el fiel estilo de los sesenta, incluso a nivel estético, hecho que las saca de la dinámica general de este tipo de formaciones.
The Pipettes suenan auténticas, originales, deliciosas, con una mezcla exacta y bien medida de aires sexis e inocencia dotada de grácil candidez. Con temas tan buenos como esos tres primeros singles, y a los que cabe añadir otros como “Why did you stay?” lleno de armonías y piano incluido que recuerda a unos primerizos Beach Boys, “It Hurts To See You Dance So Well”, “Judy”, “One Night Stand”, “ABC” o “I Love You”, que dan ese brillo y redondez al álbum.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *