En memoria de

Anna Nicole Smith

Anna Nicole Smith

Es casi un deporte norteamericano el burlarse de Anna Nicole Smith.

Y ya después de varios años de la continua mofa y burla, la ex-stripper convertida en modelo y después en viuda millonaria, es la que cumplirá aquello de “el que ríe último reirá mejor”.

Es que ahora la chica –patéticamente guapa en persona, igual que patéticamente tonta– después de casi 2 años de vistas judiciales y visitas a las cortes –¡al fin ha logrado que un juez le otorgue un mínimo de 88 millones de dólares de su nonagenario fallecido marido, el billonario tejano J. Howard Marshall II!

La boda de Anna Nicole con el casi-moribundo Marshall en 1994 (él tenía 90 y ella 28) fue un espectáculo de ésos que nos llenan de “vergüenza ajena” –pero ella asegura –y vuelve a asegurar– que la razón del matrimonio fue “un gran amor” y no los millones que algún día heredaría. (¡Las cosas que se pueden decir y las que hay que oír!)

Pero al parecer la voluptuosa chica era muy cariñosa con su frágil marido –quien murió 14 meses después de la boda– y éste se lo agradeció profundamente. Marshall la había conocido cuando ella tenía apenas 22 años, era madre soltera de un niño y bailaba desnuda en un club local de “strippers” en Texas –¡y al instante quedó prendado de la chica, quien afirma que lo llegó a amar profundamente y que él siempre le había prometido “la mitad de su fortuna”!

Y aunque la batalla legal ha sido ardua y en ella ganó algunas igual que perdió otras (¡los hijos del billonario todavía le disputan a Anna Nicole hasta el último dólar!) la ex-playmate de la revista Playboy ganó lo más importante de la batalla –¡y ahora es multimillonaria!

Después de batallar adicción a las drogas y al alcohol, y haber aumentado considerablemente de peso después de la muerte de su marido, Anna Nicole — cuyo nombre era Vicki Smith cuando conoció a Marshall a finales de los años 80– recuerda con mucho afecto el hombre “que enseguida se dio cuenta de mi lucha como madre soltera de un niño pequeño y comenzó a protegernos, tanto a mí como a mi hijo Daniel. Era de pronto como haber encontrado un ángel y fue quien me compró el primer carro que tuve en mi vida”.

Poco después Vickli/Anna Nicole –con ayuda económica de Marshall, quien se convirtió en su mecenas y consejero– se hacía enormes implantes de pechos, se teñía el pelo de platinado a-lo-Marilyn-Monroe, y en 1993 la seleccionaban Playmate del Año de la revista Playboy, e imagen de la campaña publicitaria de los “jeans” Guess…¡y el resto -por supuesto– es Historia!

“Yo quise profundamente a Marshall” –dijo Anna Nicole llorosa cuando ganó una de las batallas legales– “Él me ayudó mucho, con gran generosidad y cariño y eso siempre se lo agradecí. Por eso fui siempre muy buena con él. La gente es muy mala y envidiosa y no entiende esto. Y es algo que me ofende mucho porque cuando murió fue como haber perdido toda mi fuerza espiritual”.

Pero el culebrón le ha salido bien y para una chica que comenzó su vida de adolescente vendiendo pollo frito en un sitio de comida rápida en un pueblito de Texas — es curioso ver como acaba de decir que NO a una revista inglesa que le propuso posar desnuda por 1 millón de dólares. “Ya yo no hago ésas cosas”– declaró la chica a través de su nuevo agente de prensa– “¿Es qué no se dan cuenta de que hay una nueva Anna Nicole?”.

El 8 de febrero de 2007 muere Anna Nicole Smith, tras perder el conocimiento mientras estaba hospedada en el hotel y casino Seminole Hard Rock Café, en Fort Lauderdale, Florida.

La autopsia reveló que la modelo se ahogó en su propio vómito, luego de desmayarse por haber ingerido una sobredosis de metadona.

15 Comments

  1. alfredo mendoza septiembre 24, 2004
  2. marlon bravo octubre 9, 2004
  3. lucas diciembre 16, 2004
  4. carlos febrero 10, 2005
  5. jose angel medina febrero 12, 2005
  6. DANIEL febrero 17, 2005
  7. omar cordero marzo 16, 2005
  8. cesar abril 24, 2005
  9. frank mayo 21, 2005
  10. carlos mayo 22, 2005
  11. JOEL LAPELUZ CAMACHO mayo 28, 2005
  12. Jorge junio 16, 2005

Leave a Reply

Instagram